Un helado de vainilla

        La delicia de saborear un  helado de vainilla en barquillo un día común, transforma lo      cotidiano en algo más interesante y placentero. Si bien la vainilla, es un fruto desarrollado pero inmaduro, además de ser un un tónico antiséptico, digestivo, ligeramente colerético, aromatizante y popularmente se usa como afrodisíaco y emenagogo, sus efectos son maravillosos.

Lamer un pito sabor a vainilla es deleitante y delirante para la lengua, ésta es un experta en degustación de sabores, mientras más lama y se ayude a mamar con los labios para obtener el sabor total del helado erecto sabor vainilla con chispas de semen, logrará un efecto sensacional.

Mamar sin límites un helado de vainilla erecto, lamer desde la punta del prepucio hasta los testículos, lentamente con la punta de la lengua dándole toques circulares, luego subir por ese enorme barquillo hasta llegar a las bolas de vainilla y abrir totalmente la boca hasta querer comerlo de una sola mordida, me gusta que llegue hasta la garganta, toque mi campana y le haga cosquillas.

Deseo comer un helado de vainilla.

Le hace bien a mi día, me relaja del trabajo y de la monotonía.

Mmm!!!! Vámos a la paletería!

Gustan?

Advertisements